sábado, 5 de septiembre de 2015

Dos lápices, un relato XII

¡Buenos días! Tras una pausa en verano para cargar pilas, hoy os traigo la siguiente parte de este relato conjunto que escribo con A la sombra de los sauces. Aseguraos de haber leído las anteriores y si ya lo habéis hecho, espero que disfrutéis. ¡Feliz sábado!


La muchacha se quedó paralizada... La mujer, Grace, creía recordar, lo había vuelto a hacer: la había dejado completamente atónita. Podía leer a través de ella. Sus más oscuros secretos. Y ahí estaba, en lo más profundo; aquella noche en la que vio la llama negra orbitando sobre su madre.
- Eso no tiene porqué relacionarse con esa historia que os habéis inventado... Además aquella noche estaba muy cansada y había visto demasiadas cosas, ¿verdad? - dijo mirando con malicia a Grace.
- Sé que es difícil de creer, Evelyn, pero piensa que yo no ganaría nada mintiéndote. - repuso Leichter, conciliador -. No tenemos tiempo que perder así que será mejor que disipemos tus dudas cuanto antes. Por suerte para nosotros hay una forma muy sencilla de que abras los ojos. - Evelyn frunció el ceño -. ¿Qué? No me mires así. No todos los días puede un adolescente tenderle una trampa a su madre - sonreía con malicia -. A todo esto... ¿Dónde está tu padre?

No hay comentarios:

Publicar un comentario