sábado, 4 de julio de 2015

Más comunicado, pero más incomunicado

Es evidente que la tecnología ha traído a lo largo de sus siglos y siglos de evolución y desarrollo innumerables avances, al parecer imprescindibles, para llevar a cabo nuestro día a día. Y lo más inquietante es que esos avances llegan cada vez más vertiginosamente sin que nos dé tiempo a darnos cuenta de que estamos obsoletos y anticuados... Es ese "sentimiento de culpa" el que nos lleva a tener la necesidad de estar siempre al día, generando en nosotros lo que viene a ser la drogodependencia del siglo XXI: una alienación tecnológica. ¿Cuáles son sus síntomas?


Tener una comida familiar, quedar con los amigos, tomar un café con un compañero del trabajo o disfrutar de las vistas que nos ofrece un viaje son actividades de la vida diaria que ya no son lo que eran para muchas personas. Lo cierto es que cada vez disponemos de más recursos para comunicarnos entre nosotros: redes sociales, aplicaciones, móviles... Sin embargo, por ironías de la vida, cada vez estamos más incomunicados. Cada vez es "más normal" salir a tomar algo y estar más pendiente del móvil que de la persona con la que estás, no vaya a ser que tus relaciones sociales salgan perjudicadas por no cuidarlas... También es posible que, por estar pendiente de lo que pasa en la otra punta del mundo (lo cual es muy fácil hoy en día gracias a Internet), no te enteres de lo que pasa a tu alrededor. O que se te olvide lo que son los pequeños placeres de la vida por codiciar los lujos que tienen las numerosas celebridades que sigues en las redes sociales.

Si alguien que conozcas tiene alguno de estos síntomas, no dudes en hacerle ver que hay algo más allá de esa pantalla de 7x15. Tarde o temprano te lo agradecerá. 





Puede que aún no sea demasiado tarde...



2 comentarios:

  1. Yo ni celular tengo, aunque si paso mucho tiempo en la lap, pero bueno, eso es por la escuela y el blog.


    Espero.


    Genial entrada.


    Saludos. :D

    ResponderEliminar